La Defensora Universitaria

La Defensora Universitaria es el órgano encargado de velar por el respeto a los derechos y las libertades de profesores, estudiantes y personal de administración y servicios, con el fin de evitar actuaciones arbitrarias o situaciones de indefensión ante las actividades de los órganos internos de la Universidad.

Entre sus funciones se encuentran también recibir las quejas que le formule cualquier miembro de la comunidad universitaria que tenga interés legítimo, mediar en los desacuerdos y diferencias entre miembros o colectivos de la comunidad universitaria y proponer fórmulas de conciliación o acuerdo, formular recomendaciones, sugerencias, advertencias y recordatorios de deberes legales en los asuntos en que haya intervenido y, por último, presentar al Claustro el informe anual.

Las actuaciones de la Defensora Universitaria no están sometidas a mandato imperativo de ninguna instancia universitaria y se rigen por los principios de independencia, imparcialidad, autonomía y confidencialidad. El mandato tiene una duración de cinco años.

El Reglamento del Defensor Universitario establece que cualquier miembro de la comunidad  universitaria podrá presentar quejas ante la Defensoría; también podrán hacerlo las Asociaciones y Organizaciones legalmente habilitadas para la defensa de los derechos e intereses de los miembros de la comunidad universitaria.

Por otra parte, la Defensoría facilita las relaciones con la administración universitaria, resolviendo las consultas que formulen al respecto.